offtopic

AMALGAMA #34: Un, deux, trois…

Del b.lat. amalgama.

1. f. Unión o mezcla de cosas de naturaleza contraria o distinta.

2. f. Quím. Aleación de mercurio con otro u otros metales, como oro, 

plata, etc., generalmente sólida o casi líquida.

Ne me demande pas pourquoi…

Andar y andar, siempre andando, nada más que por andar.

Me paseo por el pasillo para hacer un poquito de ejercicio. Me agarro al mueble, y estiro. Un poquito por aquí, otro poquito por allá… ¿Qué cocinaré hoy? Según mi antigua profesora de baile, cuando duele el estiramiento, debes aguantar, concentrarte y enviar ahí tu respiración, abriendo un canal entre tu nariz y el músculo. Oigo a los chavales de algún piso del edificio, corriendo como si les fuera la vida en ellos porque se acerca un monstruo. ¡Cómo disfrutan!

Al principio, intenté hacer deporte con una de mis compañeras de piso. Me motivaron canciones de reguetón, tengo que admitirlo. Me aprendí unas cuentas que seguro que me ayudarán a dar el callo en el verano. En cuanto a las flexiones y los abdominales, no duré mucho, y mi constancia militar se quedó aquel día en el amago de alistarme al gimnasio de salón.

Retrouver, le soleil qui nous manque, qui va bruler toute nos peines.

Después de un par de respiraciones profundas, sigo andando. Estoy siguiendo un horario de meditación Zen, propuesto y guiado por una maestra a la que tuve el placer de conocer hace unos meses. Se llama Marta, y es un encanto. A veces, hasta medito y todo. Ahora, por ejemplo, recorro el piso de punta a punta centrando mi atención en cada paso. Podéis probarlo avanzando muy lento, notando cómo cada porción del pie se posa en el suelo. Es el mundo de la propiocepción. Todo un viaje desde casa. ¿Conocías la danza butoh?

Ne me demande pas pourquoi…

Os confesaré algo. La convivencia con mi compañera de piso me recuerda cada vez más, como un murmullo insaciable, a la de Vladimir y Estragon. (Creo que ella sería Vladimir y yo Estragon, siendo las veces del revés). Estos dos personajes son los protagonistas de Esperando a Godot, una obra de teatro escrita por Samuel Becket, un dramaturgo dedicado al absurdo -la aplicación teatral del existencialismo en la década de los 60-. No puedo evitar pensar que nuestra situación establece un paralelismo entre la trama de la obra. Somos seres esperando un no sé qué que nos infunde esperanza, y en la inmensidad de la espera, nos encontramos con nosotrxs mismxs y con quien esté al lado. ¿A qué te dedicas tú, hasta que se comunique el fin de esta pandemia? Por cierto, ¿de qué pandemia hablamos? Lxs filósofxs y pensadorxs lo discuten y apuestan por la esperanza en cualquiera de los casos. Sopa de Wuhan, ningún desperdicio.

Las horas pasan lentas y rápidas, los días transcurren parecidos y diferentes, pero el calendario queda más flaco sin remedio. De hecho, según mi portátil, es la noche del Domingo de Ramos, y aquí seguimos las dos, Vladimir y Estragon: esperando.

Quand viens l’hiver et le grand froid, on voudrais tous mourir

Noam Chomsky ha grabado un vídeo en el que dice que una buena idea para entretener a estudiantes, es preguntarle cómo vuela un mosquito sobre la lluvia. Pues bien, el zen, esta pregunta, el deporte de mi compañera, todo son acciones absurdas dedicadas a la espera, pero que nos hacen capaz de existir en este momento: he ahí su valor. ¿Tú cómo te entretienes?

Comme si s’etais las premier fois, la nuit …. On voudrais tous partir.

Ya lo último. Hablando de teatro. La Teatroteca ofrece 1.500 obras de teatro en streaming gratis (Diario 20minutos, 19 de marzo). Solo hay que crearse una cuenta y reservar tu visualización. Un auténtico gozo, lo sé. También sé que, para algunxs, el teatro suena a fósil del pleistoceno, una gárgola que solo tiene cabida en la buhardilla de una familia burguesa del siglo XVIII. Siento decir que es una terrible equivocación. Es en Él donde existe la clave de la humanidad, lo invisible y lo tangible, lo directo, lo fresco, lo antiguo y arquetípico. ¿De dónde si no, salió el cine? El teatro es la esencia. Y no se ha quedado atrás, somos nosotros los que, ante su rechazo, nos lo perdemos y nos quedamos rezagados, como sujetos de una ceguera silenciosa, o de una opresión atolondrada. El teatro es vida, y está ahora a un tiro de “click”de ser parte de nuestra existencia –godítica– de cuarentena -absurdista-.

Hasta aquí mi amalgama. Gracias por leernos. Y, por favor, #quedateencasa, lee, baila, ponte teatro o escucha un disco, metida, pinta, haz tonterías por aburrimiento. Quizás así de comienzo un mundo mejor cuando esto pase -y ya sabemos a lo que nos referimos-.

Redactado por Rocío Gavilán.