EntrevistasLiteratura

ENTREVISTA: “La ruptura de la coherencia poética”, entrevista a Loida Ruiz Rodríguez.

By 12 septiembre, 2019 septiembre 13th, 2019 No Comments
Entrevista a Loida Rodríguez Encuentros

Vivimos en “el desierto de lo igual”, que distorsiona la imagen de uno mismo en función de la imagen que ofrecemos al resto. “

Hoy os traigo a Loida Ruiz Rodríguez, una poeta aguileña, aún inédita que ha realizado diferentes prólogos a la obra poética de Tomás Soler Borja y reseñas a la de Magda Robles León. Dentro de su actividad poética cabe mencionar su participación en recitales como “Café con versos”, “Los lunes literarios” de El Sur, o el “Festival Internacional de Poesía Grito de mujer”, a la vez que sus versos se hacen conocidos gracias a su difusión en blogs como Hankover, del también escritor Vicente Muñoz Álvarez.

Desde un primer momento, al ver tu evento en El Sur busqué tu poesía y me encontré con un estilo que, a pesar de alejarse mucho de lo que escribo, me remite a un mundo ciertamente pictórico y caótico que juega con el concepto. ¿Cómo nace en tu poesía este deseo de ficcionar la imagen real? ¿Tiene relación con alguna lectura en particular?

Escribo a fuerza de sentir. Creo que hay imágenes que son más reales que cualquiera de nosotros. Y esta corporeidad de la poesía, esta ficcionalidad como germen de la palabra, la búsqueda de la literaturidad en la realidad, la reinterpretación desde ángulos imposibles, más hermosos, es la primera idea que propongo. La poesía como huida de esta mediocridad que nos rodea, de la cotidianidad a través de la palabra. El arte, en general, hace más soportable la visión de la vida. En cuanto a lecturas, no sabría decirte una en concreto… todas las que he hecho y las que me quedan por hacer. Pero no solo lecturas, también pintura, escultura, cine, fotografía, música… todo influye, en mis poemas los cito continuamente, son anclajes para lo que quiero provocar.

Atendiendo al primer poema, donde ya se ve este juego, se ven imágenes como “para practicar una lobotomía hay que realizar dos agujeros en la parte frontal del cráneo/ e inyectar alcohol a través de ellos” o “el grafiti de una chica que sostiene delicadamente entre sus manos una polla/ lo peor de la pornografía es que sabes que los orgasmos son fingidos”, las cuales transmiten un cierto deseo de romper la coherencia y a la vez de criticar la imagen falsa que nos vende el espejo y la pantalla. ¿Crees que la sociedad de la tecnología nos transmite ideas equivocadas, por ejemplo, sobre el placer o altera nuestra percepción de nosotros mismos?

Totalmente, vivimos en una sociedad hedonista que deforma los contornos y que además propone y exige un placer instantáneo. Vivimos en “el desierto de lo igual”, que distorsiona la imagen de uno mismo en función de la imagen que ofrecemos al resto. La diferencia nunca fue tan buscada y tan contradictoria, la diferencia para continuar integrados en la masa. Sí, incoherencia.

En los poemas “A todo aquel que escuche una jauría de perros ladrar en ADSL”, creas un ambiente sonoro que hace que el poema te sitúe en medio de la velocidad de los días y nos convierte en pájaros que otean sin filtros, o en “Se ha actualizado nuestra política de equipajes de mano”, nos remites a esos segundos de gozo antes de la despedida de la mañana, donde predominan las sensaciones corporales y de contacto. ¿Crees que estos ambientes hacen de tu poesía un horizonte a disfrutar con los ojos cerrados al escuchar su lectura?

Me gusta crear una atmósfera determinada en cada poema, no siempre lo consigo. Lo que sí tengo claro es que la poesía cobra mayor fuerza si se escucha, si se recita. Y si es posible, con los ojos cerrados, no es la primera vez que he comentado esto con compañeros poetas, un “Recital a ciegas”. Me ha encantado que coincidamos en esto.

Entrevista a Loida Ruiz Rodríguez Encuentros

En el poema “Veneno en las Vísceras” y “La noche en la que Nick Cave no cantaría para nosotros”, remites a una compañía y a los miedos. En el primero, el frío hace mella, se presentan imágenes como los “nudillos de amapolas” o “los cristales rotos” que nos llevan a una noche convulsa en los años de la mafia; y en el segundo, el miedo es más emocional, a lo que rodea y ahoga en la apelación de un mundo sórdido. En ellos, se ve mucha influencia del cine y de la música americana, ¿en la gestación de tu poesía tienes presentes los planos cinematográficos o la música para crear su ritmo?

No siempre lo hago de forma intencionada, a veces me doy cuenta a posteriori de la influencia que aparece reflejada, pero otras el poema surge de una melodía o de una secuencia concreta, sí, Como te he dicho antes, también de un cuadro, de una fotografía…

En “Después de todo” haces referencia a lo esencial, parece que solo lo que cabe entre las manos tiene cabida en la vida y es lo que queda. ¿Cómo definirías la vida y qué es para ti lo esencial? ¿La poesía puede también nacer del sueño?

Lo esencial es lo que te haga feliz. Y la vida ha de ser y es esa lucha constante por alcanzar la felicidad. La poesía nace de los sueños y de las pesadillas también, como cualquier otra forma de arte.

A continuación, en “este sur es una tierra de grietas”, vemos la imagen de los niños del sur, pudiendo ser de cualquier sur a pesar del jazz, y sentimos el sacrificio de los padres que se nos pega en el cuerpo y la sonrisa de Marylou nos alivia. ¿Crees que esa imagen del sur se puede relacionar con nuestro sur lleno en algunas zonas de desesperanza? 

Es una imagen de uno de los muchos sures que hay. Digo “este” porque me refiero a mi realidad más cercana, en lugar y tiempo. Y claro, se puede aplicar a cualquier sur, entendiendo el sur como un lugar donde no hay perspectiva de un futuro mejor y donde no hay ilusiones.

Como mucha gente aún no te conoce, me gustaría que en esta última pregunta te presentases y nos cuentes en qué proyectos estás ahora, así como algún consejo para que los más jóvenes se empiecen a acercar a los sitios neurálgicos donde se difunde la cultura.

Soy profesora de Lengua castellana y Literatura, me mueve la pasión por la lectura y la necesidad de escribir. En estos momentos y junto con dos compañeros poetas también, Pascual Gálvez Ramírez y Tomás Soler Borja, tenemos entre manos el proyecto Correspondencias. Espacio de lecturas (ideado por el primero) donde pretendemos crear un espacio para dinamizar la lectura en Águilas y en el que proponemos autores y obras con los que podamos acercar la literatura a la localidad, haciendo partícipe a la misma con charlas, debates y propuestas que vayan surgiendo. La primera, te la pongo como ejemplo, es el último libro de Diego Sánchez Aguilar, Factbook, quien estuvo el pasado mes de agosto charlando en el Casino, lugar que acoge este proyecto, con todo aquel que quiso participar en este encuentro literario.

Redactado por Anabel Úbeda (1994), filóloga, escritora y autora del poemario Visiones del refugio azul (Boria Ediciones, 2019), coordinadora del Colectivo Cultural Bálamo del Arte.