Médula Musical

MÉDULA MUSICAL #41: DE TRAGEDIAS, CARBÓN Y GOYAS GITANAS

By 21 junio, 2019 No Comments

Hace unos meses, en otro Médula Musical, hablé del grupo La Trinidad. Yo, honestamente, los descubrí como un mes antes por Twitter, ya que conocí a Jorge, el bajista, por la misma red social. El caso es que me aventuré a escuchar el EP que tenían colgado por aquel entonces en su Bandcamp, ‘El Peligro’, y me quedé bastante picueto. Fue toda una sorpresa lo mucho que me gustaba todo lo que tenía esa maqueta, tanto dentro como fuera.

Decidí hablar a Jorge por privado, diciéndole lo mucho que me había gustado la música que hacían él -quien, como ya he dicho, toca el bajo y hace además los coros-, Carlos -batería y coros- y Sixto -voz y guitarra-. Me comentó que encantado -muy majo es él- y comencé a escribir y recomendarlos a todo el que pillaba. Si escuchaba a alguien hablando de punk,  daba un salto y les ponía en la cara el móvil con el Bandcamp.

Estuve así hasta que fuimos mi camarada Paula, Alba, Jorge II -te mando un beso bien sentido si me lees- y yo a un concierto suyo en la Sala Wurlitzer, donde tocaban con otras bandas más. Fue un goce bastante grande, mirándonos y diciéndonos: “suenan bien y lo saben”. Les deseé lo mejor y no pude quedarme con ellos para conocer mejor a Jorge y presentarme a Sixto y Carlos en persona -me hacía ilusión, sinceramente-. Movidas de la vida rollo ‘Camino de perfección’, pero sin ser tan maníaco.

Hace poco salió una cosilla que me llena de felicidad y por la que estoy bastante orgulloso de ellos: han firmado con Sonido Muchacho, un sello que acoge a grupos como Airbag, Kokoshca, Sierra, La Plata, Carolina Durante, ANTIFAN…Lo anunciaron un 10 de junio cuando, por lo visto, lo mismo fallece el Wonder, que te nace El Sevilla para equilibrar la balanza.

Total, que tengo el honor de poder presentar aquí, a la gente que lee a nuestra querida página del Colectivo Encuentros,  el nuevo EP de La Trinidad, ‘Nuevas Dignidades’. Un disco cuyo arte ha sido obra de Álvaro Martín y Marina Guadix y del que presentaron el single La Joya hace unos cuantos días. He decidido, como la última vez, ir desgranándolo un poquito canción por canción. Tranquilxs, seré corto. Tenéis que escucharlo ya.

Puede que me odien, sobre todo Sixto, por interpretar las letras como yo las siento y sin dar en el clavo con lo que, quizás, nos quieren decir. Un beso, con la cabeza bien baja por esas ‘Nuevas Dignidades’. Cuando el artículo termine, tenéis como diez minutos para escucharlo. Si no lo hacéis, viene Rivera a gritaros al oído batasunos todas las noches seiscientas sesenta y seis veces.

Jefe, dale al plays

Comencemos  por el minuto 0:00. En la primera rotonda, tomaremos la primera salida. Con Del suelo a la boca, un enamoramiento punk recorrerá nuestro aparato circulatorio. Reminiscencias de esos años ochenta, el mundo tambaleándose aún -como si alguna vez hubiese estado quieto-. La voz de Sixto, acompañada con una batería pegajosa y la guitarra y bajo más melódicas de toda La Trinidad, a mi modo de ver, nos llevan a la plaza de nuestra ciudad en esa época, ese parque y unos posos de un amor y desilusión política. “Eres tibia como la socialdemocracia”, me parece una frase para enmarcar en punto de cruz. Sin embargo, según mi juicio, es la canción más popera que han hecho. Aunque no han dejado de lado esas metáforas e imágenes tan poéticas como: “en mí crecen espinos, avanzan por mi garganta” o “besos de carmín y carbón”.

Portada disco 'Nuevas Dignidades'En el siguiente cruce, tomaremos la salida a mano izquierda para llegar a la Tragedia Nacional, la canción que más me ha ganado. Un “precioso provocador nacional”, un chaval en contra de la ética imperante que vuelve de fiesta y al mirarse al espejo se da cuenta de la resaca que va a tener: “acostumbrado a potenciar el horror de por las mañanas”. Sueña con que la gente toma el poder frente al descontento político, recorre unos monstruos que lo mismo le hacen sumergirse en  la razón más profunda que ver a un marinero de luces como la Pantoja. Después, vuelve a zambullirse en la Transición, pasando por el orgullo nacional para terminar en la tragedia anunciada en el título de la canción. Un nombre que parece revelar al personaje quién es realmente -o quién cree que es-, como si estuviésemos en el Romanticismo

Llegamos al destino del EP, a La Joya, la melodía que más recuerda al disco anterior. Un tema que la gente fundió en Spotify en cuanto salió, ya que sus reproducciones no paran de subir conforme pasan los días desde su estreno. El inicio suena como una batería algo militar,pero se le van uniendo unos riffs que te dicen lo contrario: unos acordes estirados y doblándose sobre sí mismos como unos militares borrachos. Un pequeño mandamás parece dirigirse a un sector: “Queridísimos esbirros, sangre y dinero huelen a lo mismo”.

Las metáforas más poéticas, más líricas, las encontramos en esta canción, ya que casi que la letra puede recitarse, con toques y reminiscencias que recuerdan, aunque sea lejanamente, a himnos rebeldes. Imágenes como la “Joya etrusca” o “Joya gitana, oirás el derrumbamiento”, fundiéndose con una transición aflamencada en espiral hasta el final, donde los instrumentos quiebran el ajuar, incineran la ciudad y derrumban la maqueta.

Escucha el EP pulsando aquí