Encuentros SonorosMédula Musical

MÉDULA MUSICAL #34: EL JAZZ DE LA FÍSICA

By 6 marzo, 2019 No Comments
Albert Einstein

COSMÓLOGO SONORO

Stephon Alexander abarca las fotografías de Coltrane y Einsten; compositor y científico presiden el despacho. El joven saxofonista no se preocupa por repetir. Crea, construye y suspende entre cuerdas una teoría física. Esta médula está compuesta de páginas. No sabía si se encontraría más cómoda en nuestra otra sección, amalgama; pero podía escuchar melodías al pasarlas.

Stephon agarra la música como analogía de la física y la cosmología. Para él, las interacciones entre las leyes fundamentales, que intervienen en la explicación de la creación de la estructura global del universo, son como las que sustentan la teoría musical. “Si, como he argumentado, una de las funciones fundamentales del universo es improvisar su propia estructura, puede que Coltrane esté haciendo lo mismo con sus solos”.

De su composición, ninguna de las partes es anecdótica. Se detiene puntillista por el fondo musical, desde la nota hasta la nomenclatura del jazz. Camina despacio por su relación con la física, para hacernos fruncir el entrecejo lo justo y desplumar el vínculo entre sonido y elementos físicos.

La potencia de la analogía para analizar problemas complejos

Caminas por las calles del Bronx. Vuelven la abuela melodiosa y el maestro superficial que te consideraban lento para aprender la lección que toca. “Me distraía con pensamientos que derivaron en cuestiones profundas (…) Me interesaba más cómo funcionaba la música que aprender a tocar las composiciones de otros”.

Para ti, que tocar el saxo es como jugar al baloncesto, construyes en la buhardilla tu científico loco con discos, radio y ruido; con garabatos, símbolos y teorías. “Quería saber más. Quería averiguar el significado de aquellos trazos. Algo en mi interior me decía que, quienquiera que fuera Einstein, quería ser como él”.

Encuentras en ambas disciplinas algo profundamente humano. No guardas nada, fluye ciencia y sangre. Creo que lo has llamado, ‘El Jazz de la física’. La propuesta cosmos-música para justificar el comportamiento del primero mediante la segunda.

Fotografía de un sexagenario.