Médula Musical

MÉDULA MUSICAL #33: ¡TE CU EME, MAC DEMARCO!

By 26 febrero, 2019 No Comments
mac demarco

REIVINDICANDO LA BELLEZA CUTRE

Es lunes 18 de febrero y me he dado cuenta de que tiene su punto esto de poner la fecha en los escritos. También de que mi perro lleva toda la tarde tirado en mi cama y le acabo de ver. Tengo la cama llena de pelos, la ropa desperdigada, los mocos colgando. Pero no creo que interese. Yo os lo cuento igual.

No sé cuál es mi disco favorito de Mac Demarco, aunque el que más he escuchado es ‘2’. Pero es que ‘Salad Days’ tiene un aire de cotidianidad que no hay quien lo supere. ¿Pueden ser favoritos a partes iguales? Yo sigo sin decidirme. Ambos tienen 10 canciones.

‘Salad days’ inicia con una canción homónima -esa palabra que tanto me gusta- y cala en mi vejez de nacimiento demasiado profundo. Mac Demarco dice “Always feeling tired/ smiling when required”. Siendo la persona seria que soy, o al menos eso me dicen, cómo no me va a gustar una frase que dice que sonrías sólo cuando hace falta. ¿No os cae mal la gente que está todo el día sonriendo?

-Se me ha muerto el perro

-Ayer estuve en el hospital

-Me han dejado*

*Persona sonriendo mientras se lo comentas.

El otro día no podía dormir porque tenía la nariz taponada. Me reía escuchando cómo sonaban mis fosas nasales por la asfixia momentánea. Me dicen que soy una persona seria. Bueno, que soy una mujer seria. ¿Por qué no te ríes más, Belén?

Pero ‘2’ comienza con Cooking Up Something Good: “Mommy’s in the kitchen cooking up something good/ And daddy’s on the sofa, pride of the neighborhood”. ¿Acaso Mac nos traslada al tradicional hogar? ¡Sí! La cotidianidad donde la mujer cocina, el padre descansa y el chiquillo sólo se preocupa de su cigarrillo. Sí, querido, la vida va así de lenta. Me gusta la cotidianidad, no el machismo de mierda.

La gente de internet también me complica las decisiones, ¿quién le dijo a David Dean Burkhart que le hiciese un vídeo tan bonito a Blue Boy? Otro punto para ‘Salad Days’. Además, por culpa del vídeo siempre recuerdo la noche de un verano caluroso con mi sobrino. Salimos a pasear: yo a pata, él con el patín. Aún era un mengajo. Sigue siendo un mengajo. Siempre será un mengajo. Cuando tenga 18 años, tendré 34. Odiará la vida, ¿y yo?

‘Salad Days’ tiene Let My Baby Stay, que me trae recuerdos de un trabajo que hice para Periodismo. En qué contexto colé esa canción dejémoslo en un rincón misterioso. Es preciosa. ¿Qué me decís de My Kind Of Woman? ¡Sale Mac Demarco haciendo de Mac Demarco en el vídeo!. Está en ‘2’. Luego tenemos Chamber Of Reflection, que nos vuelve a llevar a ‘Salad Days’: “Alone again/ Alone again/Alone again/ Alone”. Habla de soledad con mucha batería de fondo. ¡Válgame dios!

Dejando a un lado el mareo de disco sí, disco también, siento comunicaros que el señor tiene más de dos. Más indecisión, más talento repartido. Aunque si no se  ha notado, este par son mis favoritos. Sí, concluimos que están al mismo nivel en cuanto a inundar de feelings mi corazón. El poliamor.

Por un momento tuve la ilusión de verlo en directo, pero enseguida se esfumó por la crueldad del destino. La vida es un continuo nadar para morir en la orilla, como quien dice. No sé quién lo decía. Hashtag drama.

Calcetines dispares

Era un domingo -no voy a continuar con la letra de Camela- y me disponía a ordenar mi habitación. Otra vez. Me paso las horas ordenando este habitáculo más parecido a un búnker que otra cosa. De aquí no salgo. Tenía muchos calcetines sin pareja tirados en la cama, el cajón lleno de bragas sin doblar, el armario con la ropa amontonada cual gentío empujándose para ver en primera fila a One Direction. Me acordé de que tenía pendiente escuchar a un tipo llamado Mac Demarco. Y ahí estaba ‘Salad Days’ al completo, amenizando otro día del señor en casa. Era extraño. Al final llevamos ya como 4 años juntos. Qué relación tan sana.

Al tiempo me volví muy pesada, habituaba a darle la vara, como siempre, a Patrick. Ya se sumaba a su imaginario relacionar Belén con Mac Demarco.También Aquí No Hay Quien Viva. Me hacía gracia el inventario fotográfico del artista americano, así que como persona con tendencia a ponerse fotos de perfil y fondos de pantalla random, me permití poner una suya desnudo* entre las conversaciones de Whatsapp. Patrick se reía de mí ¿Sigo siendo tan seria? ¿Quién no desearía un póster a todo color y tamaños de esta joya? ¿Soy ya mainstream con todo esto? También me gusta Natalie Portman, Rami Malek y los Arctic Monkeys. 

*Foto final

Y entre trapos tirados, sábanas destendidas, un brick de zumo tropical, o cualquier otra bebida de escritorio, y el portátil, el señor que escribe odas a los cigarrillos me ha conducido por más sendas de la cutrez. El niño predilecto de Pitchfork sacó ‘Another One’ en 2015. Visuales en la playa, instrumentos en el mar, caretas y bailes desencajados. Amor, amor, amor.

Han pasado dos años del último. En 2017 hizo gala de su expresión más vaporwave -por hablar con la jerga-, con una estética que realmente alcanza los límites de la cutrez bonita. El 3D girando sobre un mismo fondo. Diferentes figuras para las canciones, mismo estilo. Más tristeza rezumando por su voz. Si eres cutre, sé cutre de verdad. Ser cutre está de moda, pero hay que saber serlo. Pienso. Ya me diréis. Filosofía de mierda. 

Prometo que me dejo mil cosas fuera, prometo que no os tenéis que perder el concierto que dio en el festival de Pitchfork de París el año pasado. Os dejo el vídeo, os invito a verlo conmigo, os invito a verlo en soledad. Os invito a amar la magia de Mac Demarco. Él os invita a su casa.

6802 Bayfield Ave, Arverne, New York

Stop on by, I’ll make you a cup of coffee

See you later

 

Ya he ordenado el cubículo, mañana estará igual otra vez. Es 26 de febrero y esto era un borrador. 

Anexos

  1. Bandcamp

 portada rock and roll mac demarco

mac demarco demo 2

 

salad days demos

another one demos

 

2. Vídeos

3. Foto random

mac demarco desnudo

 

Redactado por Belén Bravo.

Fotografía de portada: fotograma del vídeo My Kind of Woman.

Fotografía final de Céline Bodin para Clash Magazine.