AmalgamaArtículosEncuentros Sonoros

AMALGAMA #24: TORMENTA DE VERANO

Tormenta de Verano

PERDÓNAME SI TE LLAMO AMOR

Hola:

He decidido desechar mi colección de deuvedés de varios años, entre los que destacan títulos tan cutres como ‘Rutas Verdes’. Otros forman parte de mi imaginario: ‘Titanic’, ‘Memorias de una Geisha’ o ‘Acordes y Desacordes’. En total, unos 50 discos con todo el amor del mundo y algunos, incluso, con el plastiquito de embalaje. 

Realizando esta acción, relacionada con mi decisión de ver a Marie Kondo en Netflix, me he dado cuenta de que tenía que escribir la Amalgama de esta semana. Se me ha olvidado por segunda vez. Y he decidido hablar sobre cine, en concreto de ‘Tormenta de Verano’. Deshacerme de mi colección no significa, ni mucho menos, descuidar mis gustos audiovisuales. El cine es uno de mis mayores referentes.

 

Yo era de esos gais reventados a los que les costaba ver películas de temática LGTBI+. ¿Por qué? No lo sé. Probablemente porque las películas a las que estamos acostumbrados, me habían hecho creer que lo que yo quería ver era heteros cañones follando con chicas súper monas y delicadas. Sin embargo, no es un estándar cerca de la realidad. De ninguna. Mucho menos la mía.

Tormenta de Verano es una película de amor adolescente en la que un joven descubre su sexualidad al enamorarse de su mejor amor. Inadaptación y ¿celos? Resulta interesante aceptar que nos enamoramos de una persona independientemente de su orientación sexual. Es entonces cuando aceptas que, siendo gay, es muy probable que la primera persona de la que te enamores sea tu mejor amigo hetero. No pasa nada. No se acaba el mundo. Es posible enamorarte de tu amigo hetero. Puede que llores. Que sea desagradable, que se lo tome mal. Y odies a su novia, la guapa. Que no podáis ser amigos. Y, que una vez lo aceptas, puedas retomar esa amistad sin frontera.

Tormenta de Verano

Sobra decir que ha cambiado mi modo de ver el cine y mi forma de aceptarme. Trato de aumentar mi índice de películas LGBTI+. Se aceptan recomendaciones.

Ahora sé que quizás no estoy tan equivocado.

 

Redactado por: Alejandro Paraíso.