ArtículosMédula Musical

MÉDULA MUSICAL #27: MOURN

By 18 diciembre, 2018 No Comments

VORÁGINE A MILES DE KILÓMETROS

Estábamos en verano y en los trayectos de vuelta a casa  me preguntaba qué  hacía ahí, me reía de las situaciones cómicas del día y me quejaba de la vida. Y del calor, siempre me quejaba del calor. La atmósfera que tuve que soportar era digna de estar en la selva tropical pero en mitad de una ciudad ruidosa en la que siempre se está de fiesta. Había cambiado Murcia por una ración doble de sudor -que ya es decir- y lluvias torrenciales.

Mi primera visita al centro de Nueva Orleans se resume en ganas de poder respirar con naturalidad -¡qué calor!-, los sobacos chorreando y una tormenta dándonos la bienvenida. Teníamos que hacer cosas -no viajaba sola- y la cita resultó ser un desastre. Dónde comemos, qué vemos, por qué es todo tan caro. Pero ahí estaba el jazz, la gente simpática y el Mississippi. Superada la primera visita al centro y las temperaturas, nos dispusimos a volver al hostal. Se trataba de un sitio demasiado hippie custodiado por un gato que no hacía más que dormir. Músicos de gira, españoles haciendo un road trip y mexicanos ofreciendo tacos para cenar se convirtieron en las idas y venidas de los primeros días. El jet lag me acompañó más tiempo. Qué sensaciones tan extrañas.

El portátil, la carpeta con los papeles de la burocracia y la frustración de no encontrar casa protagonizaron esos días. Todo era nuevo. Todo era nuevo y viejo a la vez: buscábamos techo y tuvimos que recurrir a los sms. ¿Qué hacía Estados Unidos aún comunicándose vía sms? ¡Bingo! ¡Por fin encontramos alojamiento! Aunque no cantemos victoria, la convivencia se convertiría uno de los puntos más difíciles del viaje. Ya, si eso, me preguntáis por qué algún día.

Siguiente paso: hacer amigos y adaptarme al trabajo. Difícil, pero conseguido. Les sigo echando de menos. En definitiva, me disponía a procrastinar en un día libre, me metí en instagram y vi que Mourn iba a tocar en Gasa Gasa. ¿Qué es Gasa Gasa? Googleando descubrí que una sala de conciertos muy bonita y muy alejada de casa. Quería ir. Fuimos. Terminamos la noche en un bordillo esperando al Uber con una pizza tamaño XXL.

 

Sonido perfectamente sucio

Salimos de trabajar, buscamos un sitio para paliar el hambre y terminé gastándome el dinero en una comida que apenas toqué porque no había quién se metiese eso en la boca. Qué duro. No sabéis lo que me duele dejar comida en el plato. Aún más no comer. Por fin nos subimos al autobús y terminamos encontrando el sitio. Ahí estaban las Mourn bajándose de la furgo, nosotras entrando a la sala y Mac Demarco sonando de fondo. Qué americano y qué underground todo.

Era una sala pequeña, el público muy soso y los grupos muy buenos. Estaba nerviosa, me gusta mucho Mourn. Tenía ganas de verlas y nunca imaginé que fuese allí. Aunque faltaba Leia, así que aún tengo otra cita pendiente.   

Mourn se dio a conocer en 2014 con un álbum homónimo cuando tres cuartos del grupo apenas tenían 18 años: Jazz (voz y guitarra), Carla (voz y guitarra) y Antonio (batería); Leia (bajo) rompe la regla y debuta con 15 años. Forman parte de Captured Tracks, uno de los sellos independientes más importantes del panorama musical y ya han girado por Estados Unidos, Canadá y Europa.

Un sonido perfectamente sucio, las voces de Jazz y Carla compenetradas de manera mágica, un bajo y una batería que abruman -en el buen sentido- se convirtieron en constante en mis auriculares. No sé en qué momento llegué a ellas pero ver sus vídeos tocando se ha convertido en algo recurrente en mi vida. Confieso que estoy especialmente enamorada de Jazz. ¿Por qué irradia tanto a través de su voz? Y ahí estaba, sacando el móvil para enviarle un audio a Álex cuando empezaron a tocar Gertrudis, Get Through This!

Lo que más me gusta es la simpatía y naturalidad que desprenden en medio de una musicalidad que suele rodearse de un estilo falsamente despreocupado en el que se le da demasiada importancia a la estética y poca a la calidad sonora. Me gusta su estética, su explosión y sus vídeos. A ellas  CANADA les hizo uno antes que a Rosalía.

Verlas es como ver tocar a tus amigas y sentirte plenamente orgullosa y triste a la vez porque más gente debería ser testigo de su talento, sus andaduras en los tours y, sobre todo, de sus delirios en las redes sociales que tanto aportan a su personalidad. Son un conjunto, una experiencia y una delicia auditiva.

Mourn es abrir un diccionario, elegir una palabra al azar y montar un grupo con ese nombre, es bailar y sentir que vuelves a casa en mitad de una vorágine que empezaba a absorberte.

 

Redactado por Belén Bravo

Fotografías de Noemí Elias Bascuñana (portada) y Albert Manau (cuerpo)