PAN DE AJO Y VINO

Siempre me ha gustado recrearme estableciendo relaciones de identidad entre cosas y personas. Cuando conozco a alguien, juego a imaginarme qué comida sería (si fuese una comida), qué animal, qué objeto o qué mueble de Ikea. Así, me encuentro una noche cualquiera preguntándole a un desconocido si se identifica con un palo catalán con tabasco por encima, o buscando en Internet ciervos raros para dar con el que más concuerda con mi amigo (es fácil que un pequeño fallo en este tipo de cosas acabe en trifulca, por lo que procuro tomármelo como un asunto de máxima seriedad).

De un tiempo a esta parte (desde que vivo en Madrid y la vida es rara y busco el orden en los horarios las perchas y hasta en las manzanas Fuji) le he dado una vuelta al juego: ahora me propongo encajar discos con escenas cotidianas. Véase: Paper Mâché Dream Balloon es idoneísimo para pasear con boca sabor desayuno, The Ooz para duchas lánguidas y muy calientes, y, a lo que voy: Honey Bones para cocinar, cuando el día está gris y pide vino, piña y pan de ajo.

Honey Bones es un (y el único) álbum de Dope Lemon (el proyecto en solitario de Angus Stone), trabajo grabado en una comuna hippie que el propio Stone pilota en una granja de Byron Bay (Australia).

 

Redactado por Carmen Caballero