Quien no conoce a Bleib Modern, a cualquier santo le reza

Os decíamos que Mandarina Tango habría necesitado varios posts pare hablarnos de las October Tone Parties, así que aquí la tenéis de nuevo para hablaros de cosas punkis y patatas fritas.

Si la primera noche había enamorado de los Camera, la segunda, se enamoró de los Bleib Modern, que increíblemente también vienen de Berlín, así que igual tenemos que hacer unos Encuentros Sonoros al estilo alemán.

Ciertamente, y aunque este grupo también se encuentra dentro del espectro del punk, nos encontramos frente a una corriente muy distinta, y es que donde los colorines de los camera nos cegaban, la lúgubre luz de los Bleib Modern nos hace rebuscar en el armario listos para lucir un estilismo muy dark.

Ritmos marcados por un bajo y una batería que no cesan y que llegan acompañados de un rasgado de guitarra que se distorsiona en la distancia. Voces que nos llegan desde las cavernas más profundas.

Y sin embargo, una Luz.

Al final de un túnel. O en un foco solitario en un scenario. La escasa escenografía acoge al público en unos brazos que no pueden otearse a pesar de su innegable presencia.

Si vosotros habéis visto a la Virgen,

nosotros hemos visto a los Bleib Modern.

Y estamos salvados.