The Body:  Liberado del amor / Tú, a quien siempre he odiado

¿Qué tiene la música en Portland? Últimamente que estoy yo más centrado en esto de quedarme con los nombres de los músicos, el instrumento que tocan, lugar de donde vienen, sus influencias, etc. Me estoy dando cuenta de una tendencia en mis gustos a escuchar música de procedencia: 1. Canadá / 2. Portland, Oregon. Lugar del que proceden el grupo: The Body, 1999.

¿A qué suena El Cuerpo? Dejando de lado el terreno experimental, en el cual siempre es interesante adentrarse. Si te das con un martillo en la rodilla, tu cuerpo probablemente no suene muy bien. ¿El Cuerpo suena mal? No, no es eso. The body suena que te cagas. Pero prepárate, porque sus sonidos te harán recordar todo aquello de lo que quieres olvidarte. Decir que el grupo suena oscuro, lúgubre o de ultratumba es quedarse corto. The body suena a gente siendo quemada por los pies, a que te arranquen las uñas una a una, o la piel a tiras. Una cantidad sin fin y variada de cosas horribles habidas y por imaginar. Es música para eso días en los que no es no.

The Body

Bien es sabido lo que me gusta a mi una jarana en casa con los cascos puestos. Sin embargo, los que bien me conocen saben que no siempre estoy de tan buen humor y la música tiene mucho que ver con los estados de ánimo. Cuando estoy triste soy un agujero insatisfecho de profundidad melancólica en la búsqueda de un sonido que me tranquilice. En esa búsqueda me topé con “I shall die here”, y me enamoré. Poco a poco, me fui adentrando en álbumes de títulos extraños (“All The Waters Of The Earth Turn To Blood”, “No one deserves happiness”), atmósferas inquietantes e investigando sobre la incomodidad. Propia y no propia.

Ahora, todo ha de decirse, estoy muy cómodo. Pero para aquellos que aún necesitáis un poco de oscuridad recomiendo la escucha de este grupo. Preferiblemente con tiempo, por si acaso acabas rayado con ganas de suicidarte pero no puedes porque a la hora siguiente te vas al trabajo. De momento, ellos siguen trabajando con su nuevo album: “I Have Fought Against It, But I Can’t Any Longer”.

 

 

Redactado por Alejandro Paraíso.