MÉDULA MUSICAL #12: The Body
The Body

The Body:  Liberado del amor / Tú, a quien siempre he odiado ¿Qué tiene la música en Portland? Últimamente que estoy yo más centrado en esto de quedarme con los nombres de los músicos, el instrumento que tocan, lugar de donde vienen, sus influencias, etc. Me estoy dando cuenta de una tendencia en mis gustos […]

Leer más
AMALGAMA #09: CAMINO ROMÁN

SI ME DICES ESO, CLARO Bicheando en Tuiter, me topaba hace no mucho con un artículo cuyo título era Cinco poemas de Camino Román. Con un solo click descubrí dos cosas: que “Camino” es un nombre –muy bonito, encima-, y que la mujer a la que refiere éste en concreto escribe poemas como a mí me gustaría […]

Leer más
MÉDULA MUSICAL #11: HAMMOCK
Médula Musical, Hammock

LOS SONIDOS DENTRO DE TI Si necesitas dormir, escuchas Hammock. Si necesitas reconectar contigo mismo, escuchas Hammock. No es casual: la escritura de su música está intrínsecamente relacionada con lo que Byrd y Thompson llevan dentro. Dos personas que vienen, respectivamente, de un pequeño pueblo en Arkansas, y  de una granja de 104 acres en […]

Leer más
AMALGAMA #08: ESPACIO MATRIOSKA Y EL REINA LOBA

Cuando el otro día descubrí que me tocaba estrenar el nuevo calendario de Amalgama, eché sapos y culebras por la boca (ya sabéis, las entregas, los currículos absurdos…) Sin embargo, de repente me di cuenta de que era el momento perfecto para hablaros de unas personas que se encuentran ahora mismo en la otra punta […]

Leer más
MÉDULA MUSICAL #10: FAMILIA REAL

DESTRUIR ES UN PLACER Hace un par de meses, estaba inspeccionando la colección de vinilos de un proyecto de colega, y éste me interrumpía para enseñarme, ciertamente orgulloso y entusiasmado, una copia de un single de Familia Real: el más caro e inencontrable de la historia del punk en castellano. A mí se me quedó […]

Leer más
ENCUENTROS SONOROS: THE MERCHANTS

The Merchants, crespillos y Britpop. Cuando los-de-Encuentros-Sonoros decidimos empezar a trabajar en El Soldadito de Plomo, les comentaba a mis compañeros, entre risas, que la última vez que pisé suelo cartagenero me subí en el ascensor panorámico: tenía diez años, los dientes muy torcidos y las excursiones del colegio me gustaban regular. Nueve meses más […]

Leer más