Desde bien pequeños, el sistema en el que vivimos se empeña en hacer que nos decantemos por la elección de un falso camino propio. Al principio, el sistema se limita de manera irónicamente inocente a asignarnos un color tomando como base para ello  nuestros órganos sexuales. Tras esto, debemos escoger entre ciencias y matemáticas. Si nos gustan más los chicos o las chicas. Si preferimos ser arquitectos o abogados. La carga que esto supone para algunos se vuelve finalmente intolerable.

Es esto lo que le sucedió a Anne Carson cuando perpleja se negó a matricularse en el curso obligatorio sobre John Milton en la Universidad de Toronto. Escuchen, yo he estudiado filología, Milton está bien, pero los tiempos avanzan y el currículum educativo, no. Así que Anne Carson, que se negaba a entrar (casi a presión) en las cajitas que el sistema había diseñado previamente para su persona, abandonó sus estudios desconcertada hasta en dos ocasiones.

Pero entonces, ¿quién es Anne Carson y a qué se dedica? Anne Carson es una escritora canadiense cuya obra es conocida en gran parte debido a su producción en los géneros de poesía y ensayo. Es tamién traductora. Y profesora de literatura clásica y comparada. Y se dedicó a las artes gráficas. Y seguro que hace unos pasteles de rechupete. ¿Saben por qué? Porque Anne Carson es una multipotencial, y creo que es precisamente por eso por lo que la admiro tanto. Anne, en lugar de escoger una sola de las cosas que llenaban su alma, decidió escogerlas todas. Decidió no pasar por el aro, y a mí las personas que no pasan por aros me gustan demasiado como para no formar parte de mi vida.

 

ELLA

Vive sola en un brezal al norte.

Ella vive sola.

La primavera se abre como una cuchilla allí.

Yo viajo en trenes todo el día y llevo muchos libros –

unos para mi madre, algunos para mí

que incluyen Las obras completas de Emily Brontë.

Es mi autora favorita.

También mi principal temor, al que trato de enfrentarme.

Cada vez que visito a mi madre

siento que me convierto en Emily Brontë,

mi vida solitaria a mi alrededor como un páramo,

mi torpe cuerpo recortándose sobre los barrizales con una apariencia de transformación

que muere cuando atravieso la puerta de la cocina.

¿Qué cuerpo es ese, Emily, que nosotras necesitamos?

 

 

A título personal, os recomiendo «Ensayo sobre sobre las cosas en las que más pienso».

 

Redactado por Mandarina Tango.