A mi padre le gustan las películas del Oeste, y a mí no. Quizás se deba a cómo hemos construido nuestra persona en base a los recuerdos. A los 8 años mis padres me llevaron al parque de atracciones Western Hollywood en Almería. Me compré un sombrero de cowboy y una pistola de petardos. No existe buen vaquero que no tenga una pistola de petardos.  A lo que iba; a mi padre le gustan las películas del oeste, y a mí su música. Me debe recordar  él.

Escuché por primera vez a Federale dentro de la BSO de la película “A Girl Walks Home Alone at Night” en canciones que parecían proceder de algún lugar lejano y oscuro bajo tierra: “Sarcophagus” y “BlackSunday“.  

Federale

Casualidad o no, dentro de su último trabajo, “All the colours of the dark” (2016) hay una canción con el nombre de “Almería”. ¿Han visitado Western Hollywood? ¿Han comprado pistolas de petardos? No lo sé, igual desde 2004 y tras cuatro grabaciones ( “La Rayar: A tale of Revenge” (2008), “Devil in a Boot” (2009), “The blood flowed like wine” (2012)) les ha dado tiempo. Aunque hay que reconocer que les pilla un poco lejos desde Portland, Oregon. Insertar: emoticono carita triste. Pero podemos escuchar la canción, pensar en las cosas que le gusta hacer a mi padre, y en una de las épocas dorada del cine con el Spaghetti Western.

Si no lo hacéis puede que Ana Lily Amirpour se os aparezca en  sueños de vampiresa y os chupé la sangre.

Redactado por Alejandro Paraíso.