Para la falta de vitaminas, Tangerine Flavour.

Si no te mueves demasiado por la capital, es posible que desconozcas a qué sabe Tangerine Flavour. Tangerine Flavour es el smoothie extraño que te cuela tu colega el vegano, el de nombre exótico. <<Yo lo mismo que tú>>, comentas medio avergonzado porque apenas alcanzas a pronunciarlo correctamente. Y es que cuando este grupo empieza a sonar, no tienes muy claro en qué género musical encaja. Los culpables de ello son nada más y nada menos que los propios integrantes de la banda, cuyas influencias artísticas abarcan estilos tan distantes (está bien, TAN quizá sea un poco exagerado) como el blues, el folk o el rock clásico de los años setenta.

Fernando Lima (al bajo y a la voz) , Miguel Polonio (a la harmónica, la voz y la guitarra), Emilio Bonilla (a la percusión) y Pablo A. Martín (a la harmónica, la voz y la guitarra también) emprenden esta aventura a finales del año 2014, llegando en febrero de 2017 a publicar su primer EP, Tangerine Flavour. Tras una gira que les ha llevado por España y Portugal, Bonilla deja la formación, y es cuando el grupo, lejos de fracturarse, encara ilusionado la grabación de su primer disco.

Por si sacar un disco (que por cierto, verá la luz a comienzos del 2018) no fuera suficiente, la banda decide compaginar dicha publicación con una gira de presentación. Es precisamente gracias a esa serie de conciertos, que Tangerine Flavour se convierte en el siguiente grupo invitado a nuestro peculiar formato musical. Podremos estar disfrutando de su enérgico directo en El Soldadito de Plomo el jueves 2 de noviembre a las 19:30h de manera gratuita.

Si no venís, os va a faltar Calle del Aire para arrepentiros.