FUET es mucho más que un dueto musical de electrónica analógica. FUET es el ruido de una aguja presionando el surco de un vinilo, el continuo piqueteo de una Olivetti a punto de acabar una novela, el olor a tabaco en la ropa al llegar a casa y el sexo escuchando tu canción favorita. FUET es el sabor de Thunder Bitch a la mañana siguiente.

Ya nos conquistaron haciendo de su salón un antro y  convirtieron los Pájaros en una huerta psicodélica. ¿Os imagináis lo que harán en La Postiza?