Preparamos las pegatinas, las tarjetitas y las notas de la presentación escritas a bolígrafo. Encuentros Sonoros en Cartagena. Una ciudad casi desconocida que apenas visité por la Mar de Músicas y en una excursión con el colegio, donde montamos en un ascensor muy alto.  Una ciudad que siempre me ha gustado e inspirado la brisa de la que Murcia carece. Estábamos un poco nerviosos: Salíamos por primera vez del nido y explorábamos nuevas tierras.     Encuentros Sonoros en El Soldadito de Plomo: Con Tania allí, dueña del local, sabíamos que todo marcharía. Que se convertiría en un nuevo hogar.

Ana y yo (Thomas) presentamos el evento, el Mena se sienta tras los micros y comienza su labor. Hay quien habla de punk, pero yo escucho a Vashti Bunyan en su cantar. La guitarra, ejecutada elegantemente, acompaña la voz que me hace viajar unos cincuenta años atrás. Some things just stick in your mind.  Un fenómeno que se debe a la sabiduría que desprende un individuo que ha vivido tanto la música que se ha  integrado en su propia presencia y hacer.  Entre los temas de cosecha propia suenan En el ascensor y Yo solo me basto de su banda Garaje Florida, canción con la que cierra el concierto.  El Mena guarda su guitarra y Ana se sienta junto a él. Comienza la entrevista, y vuelve una sensación que, desde el pasado diciembre, no sentimos: El acercamiento del público al artista, el inicio de un debate abierto en el que los espectadores preguntan al músico y se atreven a opinar, incluso disentir, concluyendo en las risas que reflejan la tranquilidad y buen rollo de la tarde.

 

Redactado por Thomas Alburquerque.