Saturar el espacio de atmósferas contenidas que no estallan pero te hacen implosionar: Jose Joaquín Sánchez Ríos crea sinergias valiéndose de una guitarra, un par de sintetizadores y una caja de ritmos. Las canciones de La Josephine multiplican sus dimensiones conforme avanzan hasta colmar el ambiente: la imparable suma de sonidos va in crescendo a lo largo de sus conciertos hasta llegar a incomodar. Y de eso se trata.
lajosephine1

El proyecto vanguardista del ciezano está cargado de “introspección, paisajismo y cine” y la mezcla de infinitas influencias (cualquier cosa le vale para inspirarse según él: desde Radiohead hasta Ben Frost pasando por Godspeed You! Black Emperor) da como resultado que cada tema sea de su padre y de su madre: encontramos en el repertorio de La Josephine desde cortes postrockeros hasta canciones oscuras que tocan con la electrónica más pureta. La heterodoxia y la ambigüedad, que se hace palpable ya en el nombre artístico de Jose, priman en su música.

Con lo dicho hasta ahora queda claro: las ideas de La Josephine son diferentes (e incluso me atrevería a decir que contrapuestas) a lo que vemos en esa “escena murciana” que tanto nos está dando que hablar: su afán por la experimentación y por conseguir ese “sonido que intenta todo el rato escaparse de su propia forma y convertirse en algo más” huye por completo de lo comercial, y con ello, de la autocomplacencia.

lajosephine

Yo, aún compartiendo amigos con Jose, no me había dignado a verlo hasta su concierto en la T20 con motivo del XXI aniversario del bar Ocio y si bien el ambiente me hacía propensa a la amnesia (quien me conoce sabe de lo que hablo) La Josephine consiguió que, por un rato, quisiera acordarme de T-O-D-O para poder escribir estas líneas. Tiene un mérito de cojones, vista la situación. Los 2.096 “¡Hostia, cómo me mola!” que me cuentan que solté en media hora escasa confirman que lo flipé. De verdad de la buena. Me juego un quinto a que, si venís el domingo, vais a corroborar todo lo que digo…. Y a querer darle un abrazo (por lo menos) a nuestro quinto protagonista de Encuentros Sonoros.

Redactado por Carmen Caballero.

Deja un comentario