Puede que Estúpido Flanders haya logrado emocionarte con “From 15 to fear”. También puede que te den puto asco. Pero te suenan, y lo sabes. Quizá alguien te haya hablado de ellos en la puerta de la REM un viernes a las tres de la mañana, en cuyo caso seguro que ese alguien decía algo así como: “Joder, tío, son buenos. Pero el nombre…”. Quizá ese viernes fue el día en el que acabaste viéndolos de rebote porque teloneaban a Zahara. Quizá seas su fan desde que Carmen y Pablo cantaban sobre el infierno en chiringuitos de playa, en cuyo caso, enhorabuena. Eres auténtico.

Sin embargo, mucho ha llovido desde los conciertos que Estúpido Flanders daba en el Pirata. Y no estoy hablando de que a Carmen le haya crecido el pelo y a Pablo la barba, no. Que menos mal. Hablo de lo que el dúo formado por Carmen Alarcón y Pablo García ha avanzado en el mundo de la música en un período de tiempo tan corto. A finales de octubre del año 2015 se proclamaban ganadores del certamen CreaMurcia en la modalidad de canción de autor, y puedo afirmar con toda seguridad, que eso no era nada comparado con lo que se le venía encima a estas dos criaturas en los meses que seguían a la obtención del premio. Tomándoselo en serio como aquel que escribe un libro, planta un árbol o tiene un hijo, se tiraban de cabeza a la piscina y decidían grabar su primer EP. En junio, y tras el avance del single “From 15 to fear”, lo presentaban por fin dando un concierto en esa sala REM que tanto parece adorarlos. Y es que, ¿cómo no vas declararte fan de unos seres extraños que se visten de mariachis y bajan a cantar el tan sonado “nos vemos en el infierno” contigo para cerrar una noche tan importante?

13483234_1078064178927198_2151576261604830273_o
Fotografía por Sergio Mercader.

Tras la presentación del EP que finalmente contendría cinco temas, han dado numerosos conciertos, que, ¿para qué engañarnos? Lo están petando de lo lindo. Y a veces me da rabia, porque los cabrones han hecho que cuatro de las cinco canciones del EP sean en inglés, y joder, como decía un colega el otro día entre cervezas: “en Murcia la gente no entiende un pijo”. Afortunadamente, el disco destila la suficiente sensibilidad como para que lo entienda hasta alguien que vive en Katmandú. No sé dónde está Katmandú, pero creo que lejos. Da igual. Leed esto. “Then I saw your face and I thought you were a miracle”. Pelicos de punta. No sé si son las letras de Carmen o los arreglos de Pablo, pero han sido capaces de conquistar hasta al más hater de mi elenco de amigos, que por supuesto concluyó con: “Son buenos, pero es que el nombre…”.

estupido-flanders-sala-rem-11-nov-2016-12copyright
Fotografía por Jandro Martínez.

El nombre es el que es, colegas. Y creo que precisamente ahí se encuentra el secreto que hace que Estúpido Flanders se esté erigiendo como una de las bandas más prometedoras de la región. Es el ser fieles al principio de todo este proyecto sin dejar de avanzar. Es no pasar por el aro. Y creedme cuando os digo que eso es más que admirable en una Murcia que lleva a los artistas al límite y les exige todo dando ( no vamos a engañarnos) bastante poco como recompensa.

13418370_1370287872987217_2228550382335114644_o
Fotografía por Mandarina Tango.

En medio de toda esta vorágine personal y profesional, han decidido compartir parte de su tiempo y de su música con nosotros. Será nada más y nada menos que este domingo 27 a las 18:30h en Ítaca, convirtiéndose así en los protagonistas del cuarto concierto del ciclo de Encuentros Sonoros.

Así que allí nos vemos.

O en el infierno.

 

 

Redactado por Mandarina Tango.

 

 

Deja un comentario